MARÍA TERESA DEBERÁ FINALIZAR CON FONDOS PROPIOS OBRAS EN UN IMPORTANTE CANAL

La Comuna de María Teresa avanzará en las obras del canal subterráneo pluvial “a pesar de los escasos fondos asignados por el gobierno provincial para la ejecución”, según señalaron. Agregando que “se trata de la ejecución final de un proyecto que el gobierno provincial nunca ejecutó en su instancia conclusiva". Por ese motivo, la administración comunal se hará cargo de la finalización del canal a cielo abierto que estaba presupuestado en una cifra de 9 millones de dólares antes de la devaluación, dinero prometido por la Provincia, que hoy solo alcanzaría para la mitad de las tareas. El resto de la inversión quedará a cargo de la Comuna.

“De ese monto, no hay redeterminación de precios. Muchas obras, que son lentas, sumado a la inflación y el índice de construcción elevado, al pasar un año redeterminan los precios. En este caso no es así. La Comuna se tendrá que hacer cargo de la diferencia, porque el terreno donde hay que hacer el entubamiento es complicado porque las napas están altas y la tierra se desprende. Hay que alquilar una grúa, una retroexcavadora grande, camiones para trasladar los módulos”, explica el precandidato a presidente comunal, Gonzalo Goyechea. Goyechea acompaña a Cristina Gómez (presidenta comunal) desde hace años y es quién continuará los proyectos hídricos elaborados por la gestión, en los próximos años.

De ese monto prometido por el gobierno provincial (y aún no girado) también depende la construcción de un puente en la zona rural, que estaba desde fines de la década del ’60 en el canal Norte y que se desmoronó, y el arreglo del canal cubierto que pasa por la calle Pedro Loretto. “Al ser una obra de gran envergadura, ninguna empresa privada está dispuesta si quiera a moverse por esa suma de dinero”, comenta.

El objetivo de la Comuna es realizar el proyecto con mano de obra local e implementar una novedosa forma de asociación: “con esto vamos a organizar algo que queremos implementar en otras áreas, una relación mixta entre una empresa privada y el sector público. Los protagonistas van a ser tres: está la Comuna que pone herramientas y personal, la empresa Armar (con experiencia en esta clase de trabajos) y la Cooperativa de Trabajo. Es interesante esta forma de trabajo asociado para una obra pública tan importante”, aclara Goyechea.

Es un proyecto ambicioso que aliviará el sector crítico de la localidad a nivel hidráulico y eso descomprimirá el viejo canal que ya tiene problemas de envejecimiento. El nuevo canal desagotará el 80% del agua del Pueblo Viejo. También hay un tramo de trabajo que se hará sobre el viejo canal para reemplazar un fragmento. Uno de los aspectos para tener en cuenta es que la Cooperativa de Servicios Públicos de María Teresa tiene un sistema cloacal y de agua potable que se va interceptando con este canal hidráulico. “Es algo que en su momento no estuvo previsto por la Provincia, por lo cual la Comuna se encuentra en tratativas con la Cooperativa para ir realizando ese trabajo. Las obras empezarán durante marzo, porque depende del proyecto y de la relación con la Cooperativa para hacer primero las obras intermedias”, concluye.

 María Teresa deberá finalizar con fondos propios obras en un importante canal